Hanna Tamblix en una dificil decisiòn

Hanna Tamblix emprendiò su carrera de modelo y vivìa muy feliz entre desfiles, pasarelas, maquillajes y toda la ropa de moda que la ocasiòn le asignara.

Conocìa diferentes sims entre hombres y mujeres aunque era una sim muy solitaria, muy dedicada a su trabajo, su casa y el mantenimiento de su estètica.

Todos los dìas salìa a hacer su riguroso footing alrededor de su barrio y concurrìa religiosamente al gimnasio, para practicar boxeo, cinta de correr y levantar un poco de pesas, mientras se relacionaba con sus vecinas Desire Sander y la sra. Pancakes con quienes mantenìa largas charlas mientras completaba su rutina deportiva.

Asì transcurrìan los dìas de Hanna; pero una noche mientras desfilaba hubo muchos murmullos, ella no sabìa bien que pasaba, era bastante tìmida aunque no lo aparentaba, pero se decidiò, la curiosidad pudo màs que la timidez, se acercò a un grupo de modelos y les preguntò a què se debìa tanto alboroto?.

Ellas la miraron y sin hacerle caso siguieron con su algarabìa, pero una, la que parecìa la màs calladita se le acercò y le dijo:

_”¿No te enteraste? Vino Jacques Le Feild.”

_”¿Quièn?”.respondiò Hanna

_”Jacques, el representante màs famoso de las modelos, es francès, se dice que viene a buscar una modelo de acà para representarla en el mayor desfile de Francia, no es emocionante?”

_”Pues, si bah, pero para mi la verdad que no, no me interesa en lo absoluto, ni ilusiones me hago entre tantas hermosas mujeres, serè la ùltima en que se fije”.

_”No, no digas eso, sos muy bonita, te puede llegar a elegir”.

_”En tus sueños jajaja ni ahi, hay modelos màs lindas y famosas que yo”.

Las horas fueron pasando , el desfile comenzò, todas las sims modelos estaban ansiosas, nerviosas, esperanzadas, y eso les jugò en contra, hubo caìdas, patinadas, dobladuras de pies por las altas plataformas y los nervios.

Pero Hanna, que como no le importaba la presencia de Jacques porque no tenìa ni una pizca de ilusiòn de ir a Paris, desfilò como un àngel, parecìa que volaba en la pasarela.

Sus pasos eran dulces y delicados, sus giros eran màs que bonitos.

Por supuesto que Jacques la viò, por supuesto que fijò sus ojos en ella, por supuesto que tambièn la eligiò.

Cuando el desfile terminò, todas estaban excitadas, menos Hanna incluso hubo algunas peleas entre ellas, se escuchaban que alzaban la voz y se decìan ·”me eligiò”, “me mirò”, “si irè yo a Francia”, “no a Paris”.

Hanna seguìa en los suyo, escuchando desde su celu su mùsica favorita, porque ya no soportaba tanta discusiòn y pelea sin sentido.

El representante del lugar entrò de golpe en el camerino.

Todas se quedaron mudas y duras como estatuas, menos Hanna por supuesto, que canturreaba su canciòn favorita,

_”Hanna Tamblix” dijo el representante.

_”Hanna Tamblix” casi gritò

La compañera se le acercò a Hanna y le sacò el auricular.

_”Eh, ¿Què pasa?” dijo Hanna medio enojada.

_”Nada, te llaman” dijo la compañera medio compungida.

_”Perdòn, no escuchè”- dijo Hanna

_”Acompañenme” dijo el representante local.

Hanna entrò por primera vez al salòn vip, donde solo entraban las personas poderosas, famosas y del jet set.

Ahi,con un whisky en la mano estaba Jacques, vestido con mucho lujo, no dudo en reverenciarse y ofrecerle un asiento a Hanna a quien le dijo.

_”Esta noche, por primera vez en mi vida, he visto desfilar a un àngel” (con acento francès)

_”Gracias” dijo Hanna.

_”Bueno, hablemos de negocios, es un contrato suculento que te va a cambiar la vida, es un mes de estadia con todo pago en Paris, dos desfiles semanales, y la posibilidad de renovar o no de acuerdo a tus conveniencias, lealo tranquila.

Hanna no podìa creer lo que estaba viviendo, era la oportunidad de su vida, y no podìa perderla.

Era una difìcil decisiòn porque tenìa que cambiar de vida, pero era solo un mes, un mes que marcarìa a fuego su futuro, su carrera, por todo lo que habìa luchado.

Despuès de meditar un rato, Hanna tomò una pluma y firmò el contrato.

Paris la esperaba con los brazos abiertos.

Y el primer lugar que visitò fue la torre Eiffel

Paris1 (3)

Anuncios

Un comentario en “Hanna Tamblix en una dificil decisiòn

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s